Litos, plato a plato: los garbanzos son para el verano

Es un día de julio cualquiera. Amanece pronto. A las 6:30 más o menos ya raya el sol, y para entonces tiene que comenzar la faena. Una huerta que regar desde una charca, por ejemplo. O una tierra que segar. Esto último es lo más probable, dadas las fechas y, teniendo en cuenta las dimensiones del término, para estar al amanecer al pie del suco hay que madrugar. Es decir, levantarse de noche. Cuando el Lucero del Alba marca la hora.

Entonces se presenta un dilema de lo más tonto: si vamos a segar al amanecer, estamos a un buen rato andando del pueblo y queremos aprovechar hasta que se ponga el sol (efectivamente, de ahí viene lo de ‘de sol a sol’)… ¿dónde comemos? Estamos, pongamos, en los años 50. Haceos cargo. Las Piteras, por ejemplo. Segando por ahí y llega el mediodía. O sea, el sol ‘en la mitá el medio’. Arriba del todo.

El mediodía, según el sol

¿Qué hora sería en nuestro reloj actual, calculado con meridianos, horas adelantadas y atrasadas, y demás ajustes para “aprovechar la luz”? Digamos que podrían ser, más o menos, las 14:00 h. A efectos prácticos, la hora de comer en medio de una tierra para segar llega, simplemente, cuando no tienes sombra.

Un burro es la solución al (no) burger, al (no) restaurante, a la (no) cafetería y al (no) servicio de catering. Un burro con alguien montado.Probablemente alguna niña de 7 u 8 años. Con esa edad, en el siglo XXI solo son aptas para hacer deberes y ver  en la tele ‘Hora de aventuras’, pero estamos en los años 50 del siglo XX, y por entonces podían montar en burro (o en burra) solas por el campo. También podía alguna de las mujeres del equipo acercarse a casa a por la comida. Pero en nuestra historia aparece la niña, sombrero de paja en la cabeza y sin protector solar, con la comida para segadores y apañilas (1).

¿Y qué llevará la niña en el burro, que probablemente será burra por aquello de que además de ayudar como herramienta de trabajo, procrea? Fiambreras con tortilla de patata? ¿Bolsas térmicas con ensaladilla rusa? ¿Sandwiches de jamón y queso envueltos en papel de aluminio? Evidentemente, no. La burra de la niña lleva potes con… ¡garbanzos!

potes para llevar comida al campo

Potes para llevar la comida al campo. Estos de la imagen sirvieron a tan noble causa varios años. FOTO: E. ALONSO

Sí. Garbanzos. En pleno julio. Constituían la dieta base de los segadores. Y hay un porqué para ello. Bueno, dos, aunque ambos energéticos: el de las calorías lentas que son capaces de proporcionar los garbanzos y el de la combustión lenta que necesitan para cocerse bien, y que es capaz de proporcionar la leña de urz.

La tecnología de la urz y el barro

Resulta fascinante la manera en que nuestros abuelos ponían a su servicio el entorno. Se acoplaban con él. Convertían en ‘tecnología’ su alrededor. O tal vez aprovechaban para sus fines la tecnología intrínseca en la naturaleza.

garbanzos alimento de la siega

Un puchero a la lumbre, aunque en este caso no está hecha con leña de urz. FOTO: E. ALONSO

El caso es que los garbanzos aportan energía de combustión lenta (son hidratos, al fin, pero también proteínas, fibra, minerales y vitaminas), con un altísimo poder calórico, necesario para aguantar largas jornadas de ejercicio físico. Y necesitan mucho rato para cocerse. El rato desde que los pones a cocer en un madrugón con el Lucero del Alba hasta que dejas de tener sombra, que en julio es un rato largo. Es uno de esos platos de “a fuego lento” que nos empeñamos en pervertir con la olla exprés. Y hay un tipo de leña de gran poder calorífico que arde poco a poco. Que combustiona al mismo ritmo que necesitan para hacerse determinados tipos de legumbres. Madera especialmente diseñada para cocer garbanzos en verano, cuando los días son largos. Tan largos como las jornadas de siega. Es la leña de urz.

En Litos, años ha, antes de empezar el verano, se repartían por las casas carros de leña de urz. De cepas, para ser exactos. Cada casa, un carro, por ejemplo. Esas cepas y raíces servían de combustible todo el verano. Ardían despacito, sin estridencias, y con el puchero arrimado hacían unos garbanzos bien ricos. Perfectos en su cocción.

Tres socios en sociedad

¿Receta? No hace falta. Alguna patata mezclada, un poco de tocino y un poco de chorizo (se solía reservar una parte de la matanza para este menester). Y ya está, porque en julio no hay berzas, ni repollo. No se conocen casos de acelgas o espinacas en Litos antes de los 70. En los 50, y antes, se ponían a cocer los garbanzos en puchero de barro, a fuego lento, con la aportación en sociedad limitada de otros dos humildes socios: el tubérculo estival y el marranico de la matanza del año anterior. Con los potes, cuencos de barro en que se llevaban a las tierras, se guardaba el calor. Os podéis imaginar que no se comían en “modo ensalada = on”.

Y así, queridos litenses, con la tecnología de la urz y el garbanzo, combustibles ambos para procurarnos, literalmente, el pan de cada día, hemos llegado hasta hoy.

(1) Las ‘apañilas’ (de apañar) eran las mujeres que iban detrás de los segadores haciendo las gavillas. Después de que se habían terminado la siega, incluso después de acarreada, cualquier persona podía ir a recoger las espigas que se hubieran caído en la tierra durante la siega. Eran las espigadoras (aunque también iban hombres). Esas espigas, que no se metían en la trilla porque iban sin tallo, se majaban con un palo y los granos que salían se utilizaban para, por ejemplo, dar de comer a las gallinas.

Anuncios

Un comentario en “Litos, plato a plato: los garbanzos son para el verano

  1. Pingback: Litos, plato a plato: en tiempo de matanza, sangre guisada, alias chanfaina | Litostown

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s